lunes, 26 de septiembre de 2016

El nombre de las calles

A los demócratas de segunda generación (#demo2.0) les ha dado por el revanchismo histórico, cuyo principal ariete es la llamada "Ley de Memoria histórica". Con ella se pretende adecuar la Historia al deseo y no a la realidad.

Es una pretensión antigua.

Una de las manifestaciones de este voluntarismo es el cambio del nombre de las calles. En un momento insomne de la pasada madrugada me ha venido al pensamiento la siguiente reflexión: los pueblos en expansión dan nombre a lo que no lo tenía, porque lo descubre, lo inventa o lo construye. Cuando un pueblo tiene que sustituir los nombres de las calles para poner nombres nuevos, es que ya no descubre, inventa ni construye gran cosa.

Así de mal veo yo a mi atribulado país. O mejor dicho, para no ser tan pesimista; así de necesitado le veo de un ideal.

viernes, 29 de julio de 2016

Amprendedores

"Loogic ha puesto en marcha la primera Comunidad de Aprendizaje en la que los emprendedores aprenden entre ellos guiados por otros emprendedores de éxito que actúan como profesores o dinamizadores.".

Los emprendedores que aprenden deben de ser los "amprendedores"; y los que enseñan los "emprendadores".

Hoy me siento más perplejo que otras veces.

Fintech Radar Spain: España cuadruplica su sector Fintech en 3 años

"El sector de la tecnología financiera o Fintech (Finance + Tecnology) cada día atrae más el interés tanto de emprendedores como de inversionistas en España.".

¿Cuando fue que empezó a darnos por llamar a los empresarios "emprendedores" y a los inversores "inversionistas"? ¿Acaso cuando dejamos de ver las cosas para "visualizarlas"? 

Supongo que cuando las cosas difíciles dejaron de ser difíciles para pasar a ser "complicadas"...

viernes, 10 de junio de 2016

Activista por la dignidad de la mujer

Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

El dicho popular viene al caso de la señorita identificada como "la que bailaba en el yate con Cristiano Ronaldo".  Aparentemente, la joven buscaba toda la notoriedad posible para su carrera de "modelo", y vaya si la ha logrado. 

Lo que me deja perplejo -la verdad es que admiro esta capacidad de vestir la mona de seda-, es que sus asesores (en otros tiempos los llamaríamos con una palabra que empieza por p y contiene una x) le hayan orientado para juntar fotos tórridas estratégicamente diseminadas por las redes sociales, con perfiles en los que se manifiesta como "activista por la dignidad y el respeto a la mujer en el mundo del modelaje", aficionada a la lectura y a ejercitarse sobre patines.

Pues nada, nena, que te vaya bonito.

martes, 3 de mayo de 2016

Escenas granatensis

El restaurante italiano que hay debajo de mi casa acaba de abrir una heladería en unos locales contiguos: Amore, se llama. Hace unos minutos acabo de ser testigo de una de esas escenas que dicen retratan a los más preclaros habitantes de mi ciudad de acogida.

Atravesaban el paso cebra que desemboca en la heladería dos parejas tirando a maduras, según marca la naturaleza, esa que combate inútilmente -y con nefastos resultados- la ideología de género; es decir, las dos señoras delante, hablando de lo suyo, y los dos señores detrás, con todo hablado hacía rato.

Desde la retaguardia, a la vista de tentadora heladería, uno de los señores dice a su presunta esposa: "¡Pepi! ¿Quieres un helado?" Respuesta de la interpelada: "¡No!". 

Y no hubo más que hablar. Las dos señoras siguieron caminando y hablando; los dos señores caminando y rumiando cuán difícil es contentar.

Desde mi atalaya pensé que, probablemente, Pepi ni siquiera se detuvo a pensar en qué le proponía su presunto marido; simplemente enunció la respuesta que tenía para toda proposición, acostumbrada a que nunca le sorprendiera con algo verdaderamente interesante.

Ella se lo perdió. Y ellos.

lunes, 11 de abril de 2016

¿Por el cambio?

Por más vueltas que lo doy; después de lo que han dicho los nuevos partidos (Podemos, Ciudadanos) de los viejos partidos (Popular y Socialista) -"la casta"-; no logro entender que los dos primeros se hayan reunido con uno de los segundos para hacer un "gobierno de cambio".

Querrán decir un "cambio de gobierno".

martes, 22 de marzo de 2016

Hacer el bien

Hace unos días me pareció leer unas declaraciones atribuidas a Fernando Giménez Barriocanal, Vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, valorando lo recaudado por la Iglesia católica española vía declaración de la renta.

Quede claro que el sistema me parece plenamente satisfactorio.

Lo que ya no lo es tanto es lo presuntamente declarado por Barriocanal, algo así como que, para que se lo quede Montoro -Ministro de Hacienda-, mejor darlo a la Iglesia para que lo emplee en hacer el bien.

No tengo nada que objetar al bien que hace la Iglesia con el dinero que le damos los ciudadanos, todo lo contrario. Pero un alto responsable de la CEE debería ser muy cuidadoso con sus apreciaciones, puesto que, en principio, el dinero de nuestros impuestos se destina a hacer el bien, por eso lo entregamos, en aras del bien común; y así es siempre, salvo corrupción.

Y, en cualquier caso, Barriocanal debería saber que no es buena idea morder la mano que te da de comer, aunque sea solo un poco. 

viernes, 19 de febrero de 2016

Perplejidades políticas

Cada vez entiendo menos a mis contemporáneos, y aún menos a los políticos. Veamos un par de ejemplos de estos últimos.

El emergente -por ahora- partido de la izquierda radical anti sistema lleva en su programa y
lleva días insistiendo en ofrecer a los separatistas de hoy y de mañana un referéndum para decidir sobre su independencia. Pero, ¿qué hacemos ofreciendo un referéndum a una gente que ya ha comenzado el proceso de secesión, y que busca la independencia, opine lo que opine el respetable? Supongamos que el referéndum sale que no a la independencia -como en Escocia-; ¿se van a conformar?, ¿querrán otro cada dos días hasta que salga que sí -y entonces ya nada de más referéndums-?

La misma perplejidad me produce la propuesta de un estado federal que hace el anciano partido del puño y la rosa: ¿para qué?

Segunda perplejidad. Esta es de hoy. La presidenta de mi comunidad autónoma de acogida "exigió" ayer al presidente en funciones de mi atribulado país que sea "responsable" y facilite un gobierno de su jefe de filas "a nivel estatal". No recuerdo haberla oído exigir a ese mismo jefe de filas que fuera "responsable" y facilitase un gobierno del actual presidente en funciones, que, al fin y al cabo, ha sido el más votado, con diferencia, y con el que ese tal jefe de filas no ha querido ni hablar.

Menos mal que aún nos queda el Atlético de Madrid.