Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

sábado, 29 de julio de 2006

Yo para ser feliz quiero un avión

Cantaba Loquillo "Yo para ser feliz quiero un camión...", himno inolvidable para aquellos a quienes alguna vez nos gustó el rock del bueno (lo digo porque ya no se hace buen rock, en mi opinión). A nuestro presidente y a su cantarina mujer no le bastaba un camión o un avión de línea regular pagado de su bolsillo (es decir, de nuestro bolsillo), para irse de rebajas a... ¡¡¡Londres!!! Por eso, se sintió feliz demostrando su poder (cerebro pequeño, corazón aún más pequeño, cuando tiene que hacer demostraciones de poder) y diciéndole a su ayudante: "Oye, Moraleda, que me prepares un avión, pues" (dígase con acento vasco, que hablar con Otegui tiene su liturgia). Y allá que se fue, a comprar mermelada a Harrod's (hay que ser paleto), y a las rebajas de la tienda londinense de... ¡¡¡¡ZARA!!!! ¿Es que no hay suficientes Zara en España? ¿Es que no hay mermeladas inglesas en El Corte Inglés? Vaya tela.

domingo, 9 de julio de 2006

Un collar de perlas

Entre las anécdotas que pasarán a la pequeña historia del V Encuentro Mundial de las Familias que acaba de finalizar, descollará sin duda la que refleja la memez del Secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. Como es costumbre, el Papa regaló ayer a la vicepresidenta y a la cantarina -es cantante de coro- mujer del presidente del Gobierno sendos rosarios. A la audiencia gubernamental entraron el presidente, su cantarina mujer, la vicepresidenta -el Papa dijo: "Usted es la que lleva las relaciones entre la Iglesia y el Estado, estamos en buenas manos" (reitero lo escrito ayer)- y... Moraleda. ¿Qué pito -perdón- tocaba Moraleda en esa fiesta?
Me viene a la mente aquello de "Cuando os inviten a una boda, no os sentéis en los primeros puestos...". Sin embargo, Moraleda sí que quería sentarse delante, y hacerse la foto con el Papa, para su álbum de recuerdos, supongo. ¿Cuándo se habrá visto este inoperante agrario en otra? En fin, que cuando Sonsoles y Mari Tere recibieron el bendito instrumento de plegaria -cada Avemaría es una "perla de oración"-, Moraleda lo miró y vio... un collar de perlas con una Cruz. Bendito sea Dios, que en su infinita misericordia permite que semejante zote ocupe el puesto que ocupa.

sábado, 8 de julio de 2006

Santa Paciencia

Estoy viendo por televisión la visita del Papa, y reflexiono al mismo tiempo sobre la noticia (esperada, pero no por ello menos impactante), de que nuestro presidente, el señor Rodríguez, y su mano derecha (que no sabe lo que hace la izquierda, porque la izquierda tampoco sabe lo que hace), ese dechado de virtudes exteriores e interiores que responde al nombre de María Teresa (qué dos nombres para semejante pájara, o pajarraca) no van a ir mañana a la Misa de clausura del Encuentro Mundial de la Familia. Vaya hombre, qué pena. Y encima, Benedicto XVI, el Bendito Papa que nos gobierna, quiere todavía hablar con ella para contarle algo que, seguro, le conviene, pero que la vice no quiere oír. Santa Paciencia la de Pedro ("Tu es Petrus"), dispuesto a poner la otra mejilla para que alguien indigna siquiera de besar el Anillo del Pescador le abofetee. Me gustará no verles mañana. Como dicen en mi pueblo, para estar a disgusto, mejor no ir.

lunes, 3 de julio de 2006

Vuelvo enseguida

Estimados amigos y visitantes de esta bitácora, voy a pasar unos días en lo profundo del bosque, un tiempo para que repose el cuerpo y serenar el espíritu...


... y volver -antes de fin de mes- con toda la energía para seguir

¡desvelando perplejidades!

Pero no os preocupéis: dejo a Critilo al pie del cañón, que seguro que encuentra el tiempo para seguir exponiendo las incoherencias y las sorpresas de este mundo.

He activado la "moderación de comentarios", para evitar que el márquetin viral se aproveche: perdonad las molestias los que hacéis comentarios de vez en cuando, tan interesantes y atinados.