Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

lunes, 28 de enero de 2008

Siempre se aprenden cosas nuevas

Uno cree que se conoce...; pero no.

Uno cree que conoce su pasado...; pero tampoco.

Resulta que la mayor parte de su vida transcurre fundamentalmente por cinco, sólo cinco, etapas, a saber: infancia, adolescencia, juventud, madurez y -con un poco de suerte- vejez.

Pero resulta también que los primeros nueve meses de vida de cualquiera, sólo nueve meses, están trufados de etapas: concebido preimplantado, concebido implantado, blastocito -con perdón-, material genético, montón de células, pre-embrión, embrión, problema -si no eres deseado-, nasciturus -si eres deseado- y no sé cuántas cosas más (no intento ser preciso).

Ahora resulta -y van tres "resultas", lo sé-, que los socialistas, si ganan las próximas elecciones, quieren añadir otro estado más a esos ya multicompartimentados primeros nueve meses de vida: el de "residuo sanitario".

Nunca imaginé que hasta las primeras 28 semanas (¡siete meses!) fui -potencialmente- un "residuo sanitario".

El silencio alemán

Se ha escrito mucho tratando de explicar, o al menos entender, cómo el pueblo alemán, culto, democrático e instruido, pudo primero sostener al régimen nazi y, luego, callar hasta el punto de "ignorar" el genocidio judío.

No conozco bien los mecanismos psicológicos que permiten estas muecas macabras de la Historia; pero el "silencio hasta la ignorancia" ante la barbarie, aun sin comprenderlo del todo, lo percibo, espeso y diabólico, a mi alrededor con el drama del aborto, mucho más cruel y despiadado que la "solución final"; por más sibilino.

¿Qué hay peor que el mal? El silencio ante el mal, hasta ignorarlo.

martes, 22 de enero de 2008

Aborto (3)

Le preguntan a Iker Casillas, guardameta del Real Madrid y de la selección española de fútbol: "¿Cuántos abortos caben en su conciencia?" (una pregunta más bien rara).

Contesta: "Depende. Es como la pena de muerte, hay casos y casos. El que mata a 40 personas porque le da la gana merece la pena de muerte. Ni que sufra ni que deje de sufrir: se merece la pena de muerte. Es oportuno un aborto en la chavala de 14 años que es violada por un desalmado, porque creo que no es la vida que se merece esa chica. En otros casos, cada uno es
libre
" (una respuesta también rara).

Casillas es probablemente el mejor portero del mundo hoy; pero aquí se le ha escapado la pelota de las manos.

Gol.

Aborto (2)

Ahora es el turno de la cabeza de lista del PP por la misma provincia, Concha de Santa Ana:

"Es un derecho que está regulado desde hace mucho tiempo. Recientemente hemos visto deficiencias en esa ley. Tiene que estar perfectamente regulada y estar pendiente para que todas las interrupciones del embarazo se ajusten a los preceptos legales".

Sabrá mucho de ingeniería -es ingeniero de caminos-; pero de Derecho está pez: el aborto en España es un delito.

Aborto

Después del escándalo provocado al aflorar, por fin, la criminal e ilegal actividad de las clínicas abortistas en España, se ha puesto de moda preguntar sobre el aborto en las entrevistas del más variado pelaje.

Empecemos por la cabeza de lista del PSOE por la provincia de Granada, Cándida Martínez:

"Hay una ley que es aceptada y como tal, sin ninguna duda, hay que respetarla. Nos hemos planteado que si hay acuerdo podrá verse la ley de plazos. En cualquier caso, mi respeto hacia todas las mujeres que toman esa decisión, siempre dentro del marco legal".

Ni una sola palabra para los niños y niñas que no llegan a nacer.

viernes, 18 de enero de 2008

El Majo vestido

Siempre es un consuelo oír a un galán tan carismático como Brad Pitt decir en una de sus últimas entrevistas: "No volveré a desnudarme en una película para no avergonzar a mis hijos. No quiero estar en un aprieto cuando mis niños crezcan lo suficiente para ver mis películas".

Sin duda, es otra de las ventaja de casarse y tener hijos, que ayuda a dejar de hacer tonterías.

Aunque no estaría mal que pensara que, desnudándose, se degradaba a sí mismo y avergonzaba a muchas otras personas.

A ver si no queda aquí y traslada este buen propósito a más aspectos de su vida profesional.

¡Ánimo, Brad!

martes, 15 de enero de 2008

Matrimonio

El presidente del Gobierno de mi atribulado país ha concedido una extensísima entrevista al director del diario El Mundo. De entre sus muchas palabras me quedo con esta definición de Matrimonio: "Llamemos a las cosas por su nombre. La unión de aquellas personas que quieren establecer un contrato legal, con un vínculo jurídico, se llama matrimonio".

Así, sin más, sin matices, son sus palabras.

No sabía que formara un matrimonio con mi casero.

martes, 8 de enero de 2008

Cierre patronal

Una treintena de clínicas abortistas iniciarán mañana una huelga para protestar por las denuncias de las carnicerías asesinas ilegales que comenten.

El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, las animó a que continúen "todo el año" con esta protesta para que dejen abortar.

En realidad no es una huelga, es un cierre patronal, así que más que una huelga indefinida habría que pedir un cierre definitivo.

Yo lo pido.

Feminismo

Yo es que no me aclaro. Ahora sale Hillary Clinton con que el verdadero "cambio sería tener por primera vez una mujer presidenta".

¿Pero no habíamos quedado en que hombres y mujeres somos iguales?

Claro, esto lo dice porque Obama, que es negro, le está ganando la partida con el mensaje del cambio.

Pero... ¿no habíamos quedado en que blancos y negros somos iguales?

¿Dónde está el cambio? En ninguna parte. Como lo han demostrado la señora Rice, mujer y negra, en la Secretaría de Estado de EEUU: ¿alguien ha notado alguna diferencia?

Así que puede que, en el fondo, el feminismo, como lo del color de la piel, pues depende, según soplen las encuestas electorales.

jueves, 3 de enero de 2008

Los pilares de la democracia

Menuda la que se ha armado en mi atribulado país con motivo de la concentración organizada por la jerarquía de la Iglesia católica el domingo pasado, para reivindicar la idea de familia cristiana.

Resulta que participó muchísima gente, y no sé si por esto o por el mensaje -o por la dos cosas-, el gobierno y el partido que lo sustenta (socialista) ha reaccionado con ira iracunda y furibunda.

La réplica que más me ha llamado la atención es esa de acusar a los Obispos de "ignorar los pilares de la democracia".

Y yo que pensaba que proponer y respaldar pública y pacíficamente una determinada visión de la familia y de las políticas que más la benifician, como cualquiera otras perspectivas y políticas correspondientes, era la esencia de la democracia...

Los hay que justifican la repulsa de los pronunciamientos de los Obispos en que estamos en una partitocracia, y que fuera de los partidos políticos -y no todos-, nulla salus.

Pero ni siquiera eso, porque si la concentración hubiera sido convocada por un colectivo de actores, pongamos por caso, para aplaudir las políticas del gobierno, a éste no se le hubiera ocurrido salir con eso de que no se metan en política.

Así que concluyo con que los pilares que se tambalearon el pasado domingo no fueron los de la democracia, sino los de la partitocracia progresista, quien sabe si por cuestiones ideológicas o por la proximidad de las elecciones generales, o por las dos cosas.

miércoles, 2 de enero de 2008

Anacrónicos

Paco Vigueras es el coordinador de la plataforma Granada Abierta Por La Tolerancia, esforzado colectivo empeñado en convertir la ciudad en un lugar de encuentro de las llamadas tres culturas (judía, cristiana y musulmana).

Vigueras y su plataforma reviven cada dos de enero, cuando Granada celebra la Toma de la ciudad por los Reyes Católicos, aquel impresionante año de 1492. Reviven para exigir que esta fiesta no se celebre más, porque, entre otras cosas, la ven anacrónica.

Ahora resulta que, además, dice Vigueras que el Milenio de la fundación del reino Zirí de Granada sí es una fiesta digna de recordar.

Yo, la verdad, no sé por qué no podemos celebrar las dos cosas; y puestos a hablar de anacronismos, más anacrónico me parece algo que sucedió hace 1000 años que algo que ocurrió hace 500, y cuyos efectos perduran desde entonces hasta ahora (afortunadamente).

Año nuevo, perplejidades viejas.