Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

miércoles, 31 de octubre de 2012

Historias de un Máster. Capítulo III

Pues nada,. que el bueno de Blas avanza en su máster viento en popa y a toda vela, sin las emociones y sorpresas del pasado año. Cómo añora, me cuenta, situaciones como la que se presentó uno de los primeros días de clase, cuando después de esperar durante media hora o así sin noticias de Gurb ni de nadie, se presentó el profesor dando unas confusas explicaciones sobre un congreso que estaba montando, un montón de e-mails que tenía que contestar y cierto agobio de trabajo, motivos por los cuales no podía impartir sus lecciones esa tarde.

Blas recuerda enternecido que, ante las tímidas protestas de algunos de los alumnos, el profesor pidió unos tres cuartos de hora para resolver lo más inmediato, regresar luego y aprovechar el tiempo que quedara. La espera la amenizaron en el bar, cosa que se reveló un acierto, porque se alargó hasta que se asomó a la puerta un individuo que les informó tartamudeando de que el profesor no iba a poder venir, hecho lo cual desapareció sin más ceremonia.

¡Qué tiempos! Exclama Blas; ahora, lo más que sucede es que, casi mediadas las dos primeras asignaturas, hay solicitantes que se están incorporando porque acaban de comunicarles que han sido aceptados, y otros que están admitidos y no lo saben porque aún no se les ha comunicado. Pero claro, es que el proceso de inscripción fue en junio, ayer, como quien dice.

Absurdo

Carta que acabo de enviar al diario IDEAL de Granada.

Señor Director:

                Leo en su periódico que Granada Laica ve un abuso el entierro católico de los inmigrantes fallecidos hace unos días intentando llegar a nuestras costas. Naturalmente, les han respondido echándoles en cara que se preocupen por el funeral más que por los muertos. Pero pienso que hay algo en su airada denuncia que añade absurdidad a la cuestión: que consideren un funeral católico algo insensato e irrespetuoso. Un funeral católico es una ceremonia honrosa, acogedora, consoladora y muy adecuada a la caducidad del hombre y el dolor de sus allegados, que atiende tanto al cuerpo como al alma del difunto, como demuestra el hecho de que se lleve siglos practicando en todo el mundo. También podría haberse celebrado una “ceremonia institucional civil” –ignoro si existe alguna aprobada por la autoridad competente-, desde luego; pero eso no quita dignidad y honor a la ceremonia religiosa.

                En suma, tengo la impresión de que el celo censor de Granada Laica va por mal camino; para construir una laicidad positiva hay que acudir a la inclusión frente a la exclusión, a la pluralidad frente a la prohibición, a la valoración antes que al desprecio. Desde luego, si fallezco en un naufragio ante una isla de la Polinesia, por ejemplo, sin posibilidad de ser identificado, consideraré un gran honor que los lugareños tengan la piedad de enterrarme de acuerdo con el rito con que entierren a sus propios muertos.

viernes, 26 de octubre de 2012

Unilaica

Lo de los laicistas en la Universidad de Granada ya es obsesión; como dicen en mi pueblo, "tendrían que hacérselo mirar", es decir, parece de siquiatra. Su nombre, UNI Laica, más parece UNI Línea.

Veamos. Repaso diarios atrasados y ¡zás!, un largo artículo cuyo destacado reza, perdón, dice: El libre análisis y la crítica son esenciales en la sociedad e inexcusables en la Universidad. ¡Los laicistas somos los primeros en defenderlos y promoverlos! Por eso los distinguimos del adoctrinamiento.

Entiendo. El criterio para distinguirlos es el siguiente: si lo hacen los laicistas, es libre análisis y crítica; si lo hacen los otros, es adoctrinamiento.

Fácil.

viernes, 19 de octubre de 2012

Historias de un Máster. Capítulo II

Como era de temer (ver cap. I, párrafo 2), los dos primeros días de Blas en el máster tienen muy poco que ver con lo del año pasado y los del Carrefour ocupando su clase, nada como que el profesor apareciera media hora tarde, que no encontraran aula disponible hasta pasado un buen rato, etc. Esta vez, puntualidad total, tanta, que como la escuela cierra a las 20:00, hora Merkel, tuvieron que acabar la última clase un cuarto de hora antes y salir a escape.

Además, cuenta Blas, la escuela de salud es un edificio de cuando éramos muy ricos, puesto a todo tren, una maravilla, con bibliotecas, hemerotecas, salas y salones brillantes y relucientes, y por lo general, vacíos.

Las clases muy interesantes, los profesores y profesoras en su sitio, todo muy bien. ¿Todo? Bueno, tampoco es para tanto que el primer día dos tercios de los alumnos aún no supieran que habían sido admitidos, y como solo había un tercio presente, las clases se dieran un poco así como bueno ya saben y cuando estemos todos pues ya si eso.

Minucias.

martes, 16 de octubre de 2012

Historias de un Máster. Capítulo I

Durante el cuso pasado, un amigo mío estuvo haciendo el primer año de un máster en la universidad. Cada vez que contaba cosas de cómo le iba yo pensaba y le decía: "esto merece un blog, esto hay que contarlo".

No lo hice, y me arrepiento: se ha perdido para siempre una crónica real de una realidad surrealista. Por eso hoy, en que mi amigo empieza, en estos momentos, el segundo año del máster, me he propuesto intentarlo. Es probable que no dure mucho, no puede ser tan estupefaciente como lo del año pasado; pero a ver.

Por ejemplo, el año pasado, el primer día del máster, mi amigo, llamémosle Blas, en honor al alter ego de Epi, se encontró con un aula repleta de gente perfectamente trajeada y elegante, "lo que imaginaba de lo que me habían contado del IESE y sitios así", me dijo, él, que iba en traje de faena. Preguntó si estaban allí por el máster: "No, nosotros estamos por lo del proceso de selección del Carrefour". Los del máster estuvieron tres cuartos de hora dando vueltas por la facultad en busca de un lugar donde cobijarse.

Es casi imposible que hoy suceda algo mejor; aunque Blas ya me ha avisado de que han trasladado el máster de la facultad a una escuela de salud pública, de esas que han proliferado en nuestro tambaleante sistema público sanitario.

Recuerdo que otro amigo estuvo una vez en una conferencia en esa misma escuela de salud, en una especie de aula-taller que parecía más la de un colegio de primaria de serie americana que otra cosa. Nada extraordinario sino fuera porque estaban rodeados de kits educativos consistentes, básicamente, en penes de plástico enhiestos sobre unas peanas.

A ver qué nos cuenta Blas cuando vuelva.

lunes, 15 de octubre de 2012

Parejas modernas

Un estudio noruego ha concluido que las parejas que reparten equitativamente las tareas domésticas tienen más alto riesgo de divorcio, hasta un 50% más de posibilidades.

Naturalmente, explica el estudio que esto no se debe directamente al reparto equitativo de tareas domésticas, sino a que las parejas que lo hacen son más "modernas", y, por tanto, tienen una percepción del matrimonio menos "sagrada".

Habrá que concluir que la "modernidad" es un peligro para el matrimonio (y, de rechazo, para el reparto de tareas domésticas, entre otras cosas).

domingo, 14 de octubre de 2012

Con la cabalgata a cuestas

Ustedes dirán si no es para estar perplejos. Resulta que leo que al responsable del ayuntamiento de Madrid se le ha ocurrido la peregrina idea de dar un mayor "sentido católico" a la Cabalgata de los Reyes Magos y centrarla más en la Epifanía.

Parece ser que le hacía falta, y parece lógico que así sea. Pero no, a los de izquierdas les parece que algo así supone "adulterar" la fiesta y "adoctrinar", y aducen el viejo truco de decir que hacerlo provoca un problema donde no existía.

¿Dar mayor sentido católico a la cabalgata de Reyes Magos es adulterar? ¿No será que lleva años adulterada y que devolverle su sentido no les gusta, porque abominan de todo lo que suene a católico?

¿De qué hablamos?

Típico titular de El País, en su edición de hace unos días: El Consejo Escolar andaluz rechaza la reforma educativa del Gobierno. Acusa a Wert de acometer un "ataque frontal contra el Estado de las autonomías"

Me pregunto, ¿qué importa al Consejo Escolar andaluz, la educación o el Estado de las Autonomías?

En cualquier caso, ambos están fatal.

jueves, 11 de octubre de 2012

lunes, 8 de octubre de 2012

Mucha tela que cortar

Aunque la crisis está obligando a hacer tantos recortes, aún queda mucha tela que cortar, sobre todo en organismos, entes y demás momios que han crecido al calor de los presupuestos públicos como setas.

Hace unos día me enteré de la existencia de un Director de la Oficina de Recuperación de la Memoria Histórica, o algo parecido, dependiente de la Junta de Andalucía. Está en manos de un comunista muy empeñado en dejar en pañales al Gran Hermano de Orwell en su labor de depuración de la Historia, y todo con nuestro dinero.

Ahora, gracias a un eructo mental, descubro que tenemos -y pagamos- un Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior. Esperemos que aprovechen la metidura de pata de su presidente para liquidar al jefe y a todo el organismo. ¿No tenemos embajadas y consulados?

Pero hay más; llevar setenta (70) años con el mismo horario no impide que sostengamos de nuestro bolsillo una Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios, cuyo único objetivo parece ser adelantar los una hora horarios, pero conservando sus honorarios.

Ayer mismo leía a un médico denunciar que los recortes en sanidad estaban dejando incólumes la larga lista de jefes, jefecillos, organismos, escuelas, observatorios y demás puestos de designación digital que pululan por el sistema como las bacterias en los hospitales.

Y para colmo, seguimos aflojando la cartera para sentarnos a la mesa de la Alianza de Civilizaciones, con sus retribuciones económicas vitalicias, sus comités de sabios y expertos y toda la parafernalia del caso, que, como se puede comprobar, está siendo tan activa y eficaz en la resolución de los actuales conflictos.

Y no sigo, que ya hay bastante por hoy.