Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

miércoles, 28 de mayo de 2008

De lealtades y compromisos

Ya se sabe que en política no se sabe de lealtades o compromisos; es más, las personas leales y comprometidas son tenidas por peligrosas, ya que esas lealtades y compromisos pueden impedirles adaptarse a la realidad social, las necesidades del partido o lo que sea.

En un periódico de hoy descubro que un concejal de la oposición municipal de mi ciudad de acogida se debate entre irse al Parlamento autonómico (reclamado por la dirección de su partido) o mantener su compromiso con el jefe de su grupo municipal.

Esta mañana mismo he sabido que el concejal de marras ha decidido irse al Parlamento, faltando a su compromiso es el segundo que lo hace, hubo otro que se marchó de jefazo de una empresa a los dos días de perder las elecciones).

Por lo visto, el jefe del grupo municipal, a la vista de tanta deslealtad, ha decidido dimitir, faltando al compromiso con sus electores.

Insisto, a los políticos tendríamos que quitarles relevancia, algo así como el 60 o el 70%, y no fiarse de ellos ni su padre.

martes, 20 de mayo de 2008

Más vueltas con la ideología de género

Sigo con el artículo anterior y me topo con un tal John Money, gran profeta de la identidad de género. Para este insigne psiquiatra, la sexualidad es psicológicamente indiferenciada en el momento de nacer, y como el género es una construcción cultural, hay que tener mucho cuidado con lo que se hace con el recién nacido.

Pues parece que la Ministra de Defensa de mi atribulado país, doña Carme Chacón, no ha leído a Money, a pesar de formar parte de la vanguardia de un gobierno a la vanguardia de la perspectiva de género, porque acaba de dar a luz un niño biológicamente hablando- al que se ha apresurado a llamar Miquel como su padre-, con lo que está empezando a imponer a la pobre e indiferenciada criatura una identidad de género y un rol de género masculinos.

La cabra sigue tirando al monte; mientras una pacifista siga aceptando ser Ministra de Defensa y las feministas sigan llamando a sus hijos Miquel, Pere o Antoni y a sus hijas Yolanda, Montse o Mari Pepa, estaremos salvados (o no).

A vueltas con la ideología de género

Leo en un interesantísimo artículo que la ideología de género intenta destruir la dualidad hombre-mujer con el pretexto de igualarlos. Es decir: los seres humanos ya no son hombres y mujeres, masculinos o femeninos, sino heterosexuales, bisexuales, gays, lesbianas o transexuales.

Mi primera perplejidad proviene del hecho de que para lograr la igualdad haya que pasar de la distinción entre dos a la distinción entre cinco.

La segunda perplejidad reside en que en el caso de los heterosexuales no se distinga entre hombre y mujer hasta aquí sería coherente-, pero que sí se distinga en el caso de los homosexuales, entre gays hombres, se supone- y lesbianas mujeres, se entiende-.

Francamente, no lo comprendo. ¿Y usted?

lunes, 19 de mayo de 2008

La lista de la Eurocopa

La selección nacional de fútbol se ha librado, por ahora, de la ingeniería social que está aplicando tan audazmente el gobierno de mi atribulado país.

Sí, el seleccionador nacional se ha atrevido a no convocar a ninguna mujer, ni a ningún jugador "de color", ni se ha guiado por equilibrios entre nacionalidades, ni siquiera ha cedido al clamor de la opinión pública. Nada. Ha elegido a los que le han parecido mejores y punto.

¿Valentía, inconsciencia, insolidaridad, carcundia...?

En un país en el que la ingeniería social ha alcanzado hasta al Consejo de Ministros, la selección nacional de fútbol parece un oasis, o un anacronismo: ¿hasta cuándo?

La gesta de España y los españoles

Acabo de terminar de leer La Gesta Española. Historia de España en 48 estampas para quienes han olvidado cuál es su nación, de José Javier Esparza. Es exactamente la Historia que yo he estudiado y la que me enorgullece .

El libro me parece fundamental para tantas víctimas de las últimas reformas educativas, positivo, aunador, desacomplejado y riguroso.

Sin embargo, lo que más me ha gustado ha sido la dedicatoria que me hizo el autor: "Para Alberto Tarifa, este La Gesta Española, que es la historia de España y es también la historia de un compromiso con la fe, con afecto, firma, I.08".