miércoles, 13 de abril de 2011

Circo

Tenía que llegar: en Cataluña tocan a su fin las corridas de toros, multan a un actor por fumar en el escenario, y ahora una asociación animalista denuncia a un circo por emplear animales en sus espectáculos. Según esta benemérita asociación, el trato que se da a los animales bajo las carpas no es de recibo en una sociedad moderna.


Si alguien está interesado, puedo contarle las aventuras y desventuras del Circo del Arte de Granada, en el estaba previsto que no hubiera más animales que los racionales.
A este paso nos quedamos sin más circo que los parlamentos nacionales y autonómicos (dicho sea con todos los respetos para los circos de toda la vida). 


Que se preparen los zoológicos.