Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

martes, 5 de marzo de 2013

El matrimonio, los gays y el ministro

Llego un poco tarde al debate; pero es tal mi perplejidad que me veo obligado a expresarla, para ver si así me aclaro. 

El ministro del interior ha dicho, según los periódicos, si nos oponemos al matrimonio entre personas del mismo sexo, no podemos usar argumentos confesionales. Existen argumentos racionales que dicen que no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaría garantizada.

Por más vueltas que le doy, no consigo dar con esas "creencias religiosas" que le acusan de tratar de imponer. Al contrario, el argumento no puede ser más cabalmente biológico, salvo que la interpretación "creativa" que el Tribunal Constitucional hace de la Constitución tenga la virtud de procrear.