Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

viernes, 27 de diciembre de 2013

Leyes sí, leyes no

¿Cómo no vamos a estar hasta el mismísimo sombrero de copa de los políticos, si es que se lo ganan hasta entre turrón y turrón?

Todavía recuerdo las furibundas admoniciones de los voceros del poder cuando alguien manifestaba el más leve reparo, especialmente si se trataba de algún obispo católico, ante las leyes emanadas por los gobiernos de Zapatero: "¡Las leyes están para cumplirlas!"

Pero claro, cuando el que legisla es otro, esos mismos llaman a la rebelión. Se aprueba la LOMCE, y la omnipresente presidenta Díaz declara la insumisión de Andalucía; se avanza la reforma de la "ley del aborto", y llama a las mujeres al rechazo.

Son los mismos (y las mismas) que niegan el derecho a la objeción de conciencia.

¿Dónde queda la obligatoriedad de las leyes? ¿Dónde la soberanía popular encarnada en nuestro Parlamento? ¿Depende de lo que usted diga, señora Díaz?