viernes, 26 de diciembre de 2014

Persona no humana

Lo que nos faltaba; éramos pocos y ... El mito del Gran Simio renace de la mano de unos argentinos a los que les sobra el tiempo y de una justicia pampera que ha perdido el sentido del ridículo.

Ahora resulta que para pedir que se libere a Sandra, la orangutana, se han inventado el monumento jurídico de "persona no humana", pretendiendo convertir al animal en sujeto de derechos.

Es lo que tiene quitar valor cada día que pasa a la dignidad de la persona humana; que al final la igualas a un orangután argentino, a un perrito faldero inglés o a una vaca india (y lo que te rondaré morena).

Cuando lo suyo sería elevar la dignidad de la persona humana cada día más, en pos de la Persona Divina, de la que es imagen y semejanza.

Y más estos días de Navidad.