Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

martes, 12 de mayo de 2015

Inanidad

El "buenismo" de los políticos logra aburrir a un caballo de madera. He llegado a la conclusión de que se han ejercitado tanto y tanto tiempo en el uso vacuo del lenguaje, que ya no se dan cuenta de lo hueros que resultan; y, lo que es peor, parece que los ciudadanos de a pie tampoco.

Tras el tremendo accidente del A-400M en Sevilla, la no-presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, expresó su confianza en que el sector aeronáutico andaluz no se verá afectado "porque nos estamos jugando mucho".

En efecto, nos estamos jugando mucho (casi doce mil puestos de trabajo); pero esperar que el sector no se vea afectado (de hecho ya  está sucediendo), es de ilusos de gran calibre.

Lo que toca a un responsable político no es tranquilizar al paisanaje con un "todo va bien, no pasa nada", como si fuéramos niños; lo que le corresponde es actuar dentro de sus competencias para minimizar los efectos negativos y, si es capaz, convertir la crisis en una oportunidad.