martes, 2 de junio de 2015

Al trullo por coherencia.

La Audiencia Nacional de mi atribulado país ha dejado en libertad a tres elementos de los Grupos Anarquistas Coordinados, por falta de motivación suficiente del juez instructor, atendiendo al recurso de los detenidos.

Uno esperaría que el desprecio de unos anarquistas de pro hacia el aparato represivo del Estado les habría de llevar a la insumisión ante las decisiones de los jueces y a llevar la contraria permaneciendo en la cárcel, okupando sus celdas.

Pero va a ser que no.