Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

sábado, 10 de octubre de 2015

Rushdie y las alfombras voladoras

Parece ser que Salman Rushdie, escritor famoso porque fue amenazado de muerte por radicales iraníes, dice que un Dios en el Cielo es tan fantasioso como una alfombra voladora.

No se si me da más pena por no creer en Dios o por no creer en las alfombras voladoras. 

Tengo entendido que fue Chesterton quien dijo que hace falta conceder un poco de espacio al misterio para entender la realidad.

Es probable que Rushdie crea entender; pero en realidad, no sabe nada. Está condenado a peor pena que la fatua esa que nunca se acaba de aplicar (como la que los judíos lanzaron sobre Pablo Tarso, que se comprometieron a no comer hasta asesinarlo. ¿Qué sería de ellos?).