lunes, 19 de diciembre de 2016

¿Con IVA o sin IVA?

Con el IVA (impuesto del valor añadido) a cuestas, así andamos. Nadie lo pone en duda, y eso que lo del "valor añadido" es uno más de esos conceptos acuñados bastante artificialmente con fines recaudatorios.

Lo que se pone en duda es el porcentaje de IVA aplicable en según que casos, por ejemplo, en lo relacionado con la cultura. Y esta es otra: ¿qué abarca el concepto de cultura, en tiempos en que la palabra se aplica a cualquier cosa, desde las artes clásicas hasta las alineaciones futbolísticas, pasando por el esfuerzo, por ejemplo?

Ya que hablamos de cultura, el gobierno de mi atribulado país ha decidido bajar el IVA a algunas actividades o productos "culturales", en un intento de congraciarse con un "mundo" reducido pero muy influyente, y demostrar así indefectiblemente su interés por la cultura. Ahora bien, ¿no habría que hablar al mismo tiempo de las subvenciones?

El "mundo de la cultura" está ampliamente subvencionado, y la reivindicación de mayores ayudas públicas y facilidades para las ayudas privadas (el patrocinio) es aún más sonora que la del IVA; aunque menos icónica por ser más compleja.

Me pregunto: si se baja el IVA "cultural", ¿de dónde sacamos el dinero para las subvenciones a esa misma "cultura"? Si el "mundo de la cultura" vive cada vez más de la subvención y genera cada vez menos recursos propios, ¿cómo preservará su independencia?