Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

jueves, 8 de octubre de 2009

El Comité de Bioética: la voz de su amo

No podía ser de otra forma, lo contrario hubiera sido un acontecimiento patafísico: El Comité de Bioética de España ente independiente adscrito al Ministerio de Sanidad- ha avalado la reforma de la llamada ley del aborto que acaba de aprobar el Gobierno de mi atribulado país.

Pero atentos a uno de sus argumentos: El Estado no puede imponer la prevalencia de la vida prohibiendo el aborto si con ello desprotege a la mujer que se encuentra ante la necesidad de interrumpir el embarazo.

Obsérvese este genuino ejemplo de ingeniería verbal típico de la corrección política: al darle la vuelta al evidente principio de que el Estado tiene la obligación de defender la vida, parece que su negación es un deber ético: El Estado no puede imponer la prevalencia de la vida prohibiendo.

Pero sólo lo parece.