miércoles, 7 de octubre de 2009

Estatismo

La delegada de Educación de la Junta de Andalucía en Granada, señora Ana Gámez, es tan estatista en el doble sentido de inmovilidad y de exaltación del poder y la preeminencia del Estado-, que yo creo que ni se da cuenta.

En una generosa entrevista que le dedica hoy un diario, aprovechando un cuadernillo que pagamos entre todos, Gámez recita el tantra que tanto gusta en su departamento: Las familias deben implicarse más. Luego, sin embargo, cuando las familias se implican de hecho, no les gusta a estos funcionarios, porque no suelen coincidir con los postulados oficiales e insisten en llevar a sus hijos a los colegios que prefieren y educarlos según sus propias convicciones, etc.

Tiene su explicación, para Gámez, los padres tienen la obligación de continuar en casa con la labor que se hace en el centro educativo. Yo creía que era al revés, que el centro educativo tenía que continuar y ayudar la labor que hacen los padres en casa.

Sigo pensando que es al revés, señora delegada.