lunes, 11 de enero de 2010

¡Glups!

Sí, ¡glups!, con los mismísimos por corbata, porque menuda le han montado al señor arzobispo de mi diócesis de acogida por decir en una homilía el pasado diciembre que Matar a un niño indefenso, y que lo haga su propia madre, da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer, porque la tragedia se la traga ella.

Si hasta le han montado uno de esos grupos de facebook pidiendo su cabeza -jurídica, por ahora-.

¡Glups! porque a mí la frase me gusta y pienso que tiene razón: como se enteren los del grupejo ese...

¡Glups!