Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

viernes, 29 de enero de 2010

La lenguaja

La burricie del lenguaje igualitario no descansa, y sus acólitos son infinitos, como los necios según las Escrituras.

Ahora es ni más ni menos que la doctísima, antiquísima y excelentísima Universidad de mi ciudad de acogida -a la que más de cinco siglos contemplan y que se codea con las del Grupo de Bolonia de igual a igual-, la que se ha lanzado con el fervor del consenso al uso del lenguaje igualitario.

Según las crónicas y uno no comprende cómo no se ruboriza el papel prensa-, la Universitas Granatensis, fundada por el mismísimo Emperador Carlos V, está distribuyendo entre profesores, personal de administración y servicios y alumnado una guía para desterrar el sexismo de los comentarios y documentos que se generen en el ámbito universitario.

La guía incluye perlas como la recomendación de que se utilicen términos como bedela o gerenta, y tan panchos y panchas.

Nada, nada, inasequibles e inasequiblas al desaliento y la desalienta, para que no se cometan más errores sexistas en el lenguaje, aunque sea a costa de cometer toda clase de tropelías ortográficas, léxicas y racionales. Los miembros y miembras de la causa de la Igualdad siguen imparables, e imparablas.