miércoles, 15 de septiembre de 2010

Leer es peligroso

Vaya si lo es, y más a François-René de Chateaubriand (1768-1848). Se encuentra uno con cosas como esta: los franceses están instintivamente inclinados al poder; en absoluto aman la libertad y sólo la igualdad es su ídolo. Ahora bien: la igualdad y el despotismo mantienen vínculos secretos; y piensa en los españoles y en el Ministerio de Igualdad, y se teme lo peor.

También dice Chateaubriand: tengamos fe en la religión y en la libertad, las dos únicas cosas grandes; la gloria y el poder son deslumbrantes, pero no son grandes.

Tengamos fe, pues.

Publicar un comentario