jueves, 23 de agosto de 2012

El silencio de los corderos

La comisión del Parlamento andaluz que investiga los ERE (expedientes de regulación de empleo) irregulares no puede hacer una labor más callada: los primeros comparecientes se han negado a contestar, con el argumento de que sus declaraciones podrían perjudicar sus comparecencias ante el tribunal que juzga el caso.

Por la boca muere el pez. Con lo poco que han dicho para no decir, me basta para sospechar que no son tan inocentes como quieren aparentar. Resultan unos mudos de lo más elocuentes.