martes, 13 de febrero de 2007

Banda de música

Parece ser que cierto actor muy conocido, propietario de un club deportivo de solera, ha decidido sustituir a las animadoras por una banda de música.

Por lo visto, las pizpiretas muchachas iban ataviadas de forma que acababa resultando molesta para los espectadores, especialmente para los varones acompañados de sus respectivas parejas y/o de sus hijos, y es de suponer que también para aquellos espectadores dotados de cierta sensibilidad y a las espectadoras feministas (digo yo).

El asunto no lo ha encajado bien la jefecilla del grupo animador; aduce que son muy simpáticas, como demuestra que los niños se acercan a ellas para pedirles fotos y autógrafos, y que las niñas les preguntan si tienen edad para incorporarse a la pandilla.

Pues peor me lo pones, nena.

¿Estará el péndulo empezando a cambiar de dirección?

¡Más bandas de música!