viernes, 9 de febrero de 2007

La zorra en el convento

El otro día describí mi perplejidad (por algo éste es el Diario de un Perplejo, o mejor, de dos), por las nuevas colecciones de moda de París inspiradas en la Virgen. Hoy mi perplejidad se transforma en alucine total cuando leo en mi diario de referencia que Paz Vega será Santa Teresa en una película perpetrada por un escritor mediocre y peor director de cine llamado Ray Loriga. Estos modernos me descacharran. No existe una película en la que la señorita Vega (perdón, señora, se casó con un tal Orson, no precisamente Welles, tendría más gusto si el gran cineasta responsable de "Ciudadano Kane" fuera su par), aguante más de 10 minutos con la ropa puesta. Dice el crítico de cine de la Conferencia Episcopal (muy recomendable su programa en Popular TV), que la señora Vega no puede hacer de Santa Teresa de forma convincente (¡Cómo echo de menos a la Velasco!) porque ni sabe lo que es una experiencia mística, ni sabe quién era Santa Teresa, ni sabe nada de nada. Suscribo la moción.