Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

sábado, 29 de septiembre de 2007

Voluntad -o no- política

La Vicepresidenta de mi atribulado país ha dicho que la Ley de Banderas (que establece qué banderas deben ponerse, dónde, cuándo y cómo) no es para imponer sino para convencer.

La Ministra de Educación del mismo atribulado país mío (y todo el coro de funcionarios gubernamentales, autonómicos, provinciales, locales y de barrio correspondientes) dice y repite que la asignatura de Educación para la Ciudadanía debe cursarse, porque es una ley y la ley hay que cumplirla, y el que no la cumpla lo paga.

¿Qué se puede decir de un país en el que la aplicación de la ley depende de la voluntad política de sus gobernantes?

Y eso que no he hablado del aborto...