jueves, 14 de febrero de 2008

Tensión

El gobierno de mi atribulado país lleva ni se sabe el tiempo acusando a la oposición de generar crispación (perdón por la rima interna). Ayer mismo acusaba a los "populares" de provocar a los radicales que el día anterior insultaron, amenazaron de muerte e intentaron agredir a una de sus
candidatas.

Ayer también, el presidente del gobierno, acabada una entrevista en una televisión "amiga", confió al entrevistador que "lo que nos conviene es que haya tensión..., a partir de este fin de semana yo voy a dramatizar".

Es una vieja táctica política, acusar al contrario de los propios vicios, no me escandaliza ni me causa perplejidad.

Lo que me causa perplejidad es que sigamos dando credibilidad y poder a estos sujetos.

Así nos va de mal.

Publicar un comentario