sábado, 29 de marzo de 2008

Bután

En el pequeño reino de Bután, encaramado en el Himalaya, ha habido elecciones.

Hasta la semana pasada era una Monarquía absoluta, con la mejor renta per cápita de la región, pese a un retraso tecnológico increíble. Los butaneses vivían tan felices con su Rey... hasta ahora.

Han ido a votar porque se lo ha pedido su monarca, y ellos siempre hacen lo que éste les pide; pero están preocupados: dicen que temen que los políticos enrarezcan el ambiente con sus disputas y palabrerías.

Temen con razón.