lunes, 7 de septiembre de 2009

Principio de no contradicción

Creo que ya he levantado antes acta de defunción del principio de no contradicción, tan útil para no volverse locos quizá por eso hay tanto chalado suelto-. Pero es que cada día hay entierro.

Por ejemplo, leo ayer al Cascamorras, personaje fundamental del folklore de mi tierra de acogida: Yo, cuando quiero algo, no paro hasta conseguirlo. Pero no soy cabezota.

Todavía hay gente que cree que no se ha conseguido aún la cuadratura del círculo.