jueves, 19 de agosto de 2010

Bombero pirómano

La cuestión es un tanto escabrosa: un menor de mi ciudad de acogida ha sido condenado por tenencia de pornografía infantil, a seguir un curso de educación sexual.

Tal y como está la educación sexual en mi atribulado país, mucho me temo que va a ser peor el remedio que la enfermedad: como echar gasolina al fuego.