martes, 25 de abril de 2006

Deconstrucción II

El Ejército está, de facto, "desmilitarizado". Para captar soldados, se le presenta cada vez más como una ONG de cooperación al desarrollo, aún con uniforme y escopeta. Hace unos días un teniente general aseguraba que la tropa le tuteaba (los mandos aún no, ya llegará).

Les cuento, de buena tinta. Dos tenientes coroneles se presentaron hace cosa de unas semanas con dos compañías de la Legión -nada menos-, en un campo de maniobras del Ejército. Se encontraron con que los barracones estaban ocupados por "perroflautas" que asistían esos días a la conocidísima "Fiesta del Dragón". Los militares consultaron a sus superiores cómo actuar, estos a los suyos, y la orden fue la de maniobrar sin molestar a los "okupas". Pero los "okupas" pensaron -lógicamente- que tener por allí a gente pegando tiros era molesto y peligroso, así que protestaron y lograron que los legionarios recogieran los bártulos y se volvieran al cuartel.

Esto es rigurosamente cierto. Como para irse con Ben Laden.