jueves, 18 de mayo de 2006

Superwoman

Las supermujeres existen. Y están entre nosotros. Resulta que una fulana de Navarra (por favor, tómese el primer significado del DRAE y no el quinto) ha denunciado a los dos militantes del PP que "no-agredieron" al ministro Bono (mírame, y no me toques), y además, como si fuera "El sastrecillo valiente" ha inventado, contra la sentencia judicial de todos conocida, que "sí-agredieron" al "minijtro", y que, además, si no llega a ser por su fuerte brazo supevitaminado y supermineralizado (el de la fulana), le hubieran matado allí mismo. Pobrecillos, los 14 (sí, catorce) guardaespaldas del "minijtro", incapaces de contener la voracidad asesina de un ama de casa presidenta de una ONG y un jubilado que, haciendo gala de todas las artes marciales que les enseñó un sen-sei (maestro) sin escrúpulos de Las Rozas, casi dejan en el sitio al ex-presidente manchego. Rubalcaba se ha apresurado a decir, como en su día el comisario ahora condenado a 6 años y medio de prisión, que "si Bono dice que le han agredido, es que le han agredido". Eso es fe, y no lo de Santo Tomás.