lunes, 28 de enero de 2008

Siempre se aprenden cosas nuevas

Uno cree que se conoce...; pero no.

Uno cree que conoce su pasado...; pero tampoco.

Resulta que la mayor parte de su vida transcurre fundamentalmente por cinco, sólo cinco, etapas, a saber: infancia, adolescencia, juventud, madurez y -con un poco de suerte- vejez.

Pero resulta también que los primeros nueve meses de vida de cualquiera, sólo nueve meses, están trufados de etapas: concebido preimplantado, concebido implantado, blastocito -con perdón-, material genético, montón de células, pre-embrión, embrión, problema -si no eres deseado-, nasciturus -si eres deseado- y no sé cuántas cosas más (no intento ser preciso).

Ahora resulta -y van tres "resultas", lo sé-, que los socialistas, si ganan las próximas elecciones, quieren añadir otro estado más a esos ya multicompartimentados primeros nueve meses de vida: el de "residuo sanitario".

Nunca imaginé que hasta las primeras 28 semanas (¡siete meses!) fui -potencialmente- un "residuo sanitario".