miércoles, 15 de octubre de 2008

Diario de una...

Es el título de una película, cuyo cartel promocional no quiere pasear por Madrid la empresa municipal de transportes correspondientes (EMT).

No he podido evitar ver el cartel de marras, y la decisión de la EMT me parece absolutamente correcta.

Ahora bien, por lo que yo enviaría a los autores de la película y a los perpetradores del cartel al patíbulo no es por la foto (que también), sino por la cagada gramatical del lema: Por fin había descubierto el camino a seguir.

A seguir. Sólo por esto habría que censurar el cartel y retirar la licencia a su chapuceros fautores.