Entrada destacada

Melior finis quam principium

Se acabó . No tiene sentido seguir con este blog en la era de las redes sociales y de lo que vendrá. Desde ahora, trasladaré mis perpleji...

miércoles, 15 de octubre de 2008

Javier nace para salvar a Andrés

Acaban de alumbrar en Sevilla a Javier, niño medicamento querido para que la sangre de su cordón umbilical cure a su hermano Javier de su beta-talasemia major, una grave enfermedad hereditaria.

La técnica aplicada supone, primero, la fecundación artificial; aunque la pareja sea fértil, y, después, la doble técnica de selección embrionaria y perfil genético idéntico.

Dicho en román paladino, de los varios embriones fecundados (no sé cuántos en este caso), se desechan los que tienen la enfermedad, es decir, se los mata, y luego se desecha a los sanos, es decir, se los mata, para quedarse con uno, que es el que se implanta.

Javier nace para salvar a Andrés; pero por el camino se han quedado Pepe, Antonio, Marta, Aurelio, Sofía y no sé cuántos más.