miércoles, 13 de mayo de 2009

Estirar demasiado la cuerda

Esto puede estar pasando con algunos "colectivos", que en su afán reivindicativo pueden acabar estirando demasiado de la cuerda y agotar la paciencia de los demás, en principio proclives a sus reivindicaciones.

Pueden acabar provocando rechazo.

Lo digo por algunos judíos; quizá va llegando la hora de que perdonen y pasen página, de que dejen de chantajear al mundo con su irredención, de que vuelvan a ser normales, como los demás.

De lo contrario, pueden acabar provocando rechazo, más rechazo del que ya provocan por otros motivos.