miércoles, 13 de mayo de 2009

Se veía venir

El escándalo farisaico; hasta la ministra de igualdad se ha rasgado las vestiduras por el asunto de la subasta de mocitas en una disco de adolescentes.

Me pregunto de dónde sale esta mujer que ahora se entera de que pasan estas cosas, y eso que es bien joven ella.

Pero sobre todo me pregunto de qué va: es la misma ministra que reparte condones gratis a los colegiales y las colegialas, que enseña a los niños y niñas cómo se enfundan, que anima a los y las impúberes a explorar su genitalidad y su orientación; la misma que quiere que las niñas de 16 años puedan abortar sin que lo sepan sus padres; la misma que quiere que se vendan en las farmacias las píldoras llamadas "del día después" sin límite de edad ni prescripción médica.

Al lado de esta ministra, la disco de marras es San José de Calasanz.
Publicar un comentario