lunes, 3 de mayo de 2010

Confundir el tocino con la velocidad

Agítese bien antes de servir. Esto es lo que hizo el informativo de la noche de TVE1 ayer. Nunca veo los telediarios, desde hace años, y anoche, que hice una medio excepción, me confirmé en lo acertado de mi conducta.

El mentado informativo ha copiado a otras cadenas e incluye ahora un reportaje embutido entre noticias. El de anoche, ya es mala suerte, fue un refrito de Sábana Santa, Legionarios de Cristo, curas casados y pederastia. En cada uno de los cuatro condimentos la periodista vertió uno o varios tópicos mendaces que ya no pueden atribuirse sólo a ignorancia. Veamos uno de ellos, por no sacar ahora el manido tema de la prueba del carbono 14 hecha a la síndone de Turín.

El mini reportaje abundó en la idea demostradamente falsa- de que la pederastia en la Iglesia se debe a la norma del celibato sacerdotal, punta de lanza de la ofensiva de los curas casados y sus compañeros de viaje (H. Küng y compañeros mártires). Pues bien, ¿por qué no se mencionó el sencillo detalle de que la inmensa mayoría de los abusos como el 90% o así- se produce en el ámbito familiar? Según esta simple constatación, para cualquier tierno infante es muchísimo más peligroso un cura casado que uno célibe.

Pero nada, que la realidad no nos estropee un buen reportaje y caña al mono que es de goma. Sigamos cantando: Vamos a contar mentiras, tralará…”.