martes, 7 de octubre de 2014

Inflación de políticos

Todo coincide en la misma plana, las páginas 24 y 25 de mi diario de referencia. Las plagas de Egipto en versión contemporánea: plaga primera, una nube de políticos cubrirá la faz de la Tierra.

Veamos, la Justicia confirma la legalidad del decreto de incompatibilidades entre alcaldía y escaño de diputado, con lo que se consigue aumentar el número de políticos. Además, el nuevo secretario general socialista dice que va a proponer -ya veremos-, que se endurezca el régimen de incompatibilidades de los parlamentarios con otras dedicaciones profesionales: resultado previsible, mayor dependencia de los políticos de su trabajo como tales y, por consiguiente, mayor necesidad de aferrarse a la poltrona.

Y tercero, socialistas y comunistas quieren lanzar un banco público -aunque lo llamen instituto público de crédito-; más poltronas para políticos, como si la experiencia de las Cajas de Ahorro, tomadas al asalto por políticos, sindicalistas y parentelas, fuese una maravilla de gestión honrada y eficaz. Todavía recuerdo cuando prometían que iban a reducir el número de entes públicos.

Y lo peor de todo es que, con más políticos y con más dedicación de cada uno de ellos, ¡van a trabajar más!, como si quedara algún ámbito de la vida fuera de la intromisión de la "política".

Y hay gente que cree que ya ha pasado lo peor... Ilusos.